el blog de Ergysport

Novedades, resultados, divulgación, convocatorias...

Aparato digestivo y acción enzimática

La forma habitual de comer, mezclando un poco de todo: carne, leche, féculas, grasas, azúcares de todo tipo, etc. es, como llenar el depósito de carburante de un vehículo con diferentes tipos de combustible y pretender que arranque y tenga potencia. Esta mezcla no tardará en atascar al motor impidiendo que funcione.

Muchas de las mal llamadas alergias alimentarias (intolerancias y sensibilidades) son también consecuencia directa de esta mala elección de los alimentos. La corriente sanguínea absorbe toxinas de la masa fermentada y putrefacta de los intestinos y estas toxinas a su vez provocan erupciones, urticarias dolores de cabeza y náuseas, y otros síntomas que se catalogan como alergias. Los mismos alimentos capaces de producir esta reacción (intolerancia) cuando están mal combinados, si lo están bien, no provocan reacción.

Por otro lado, la saturación por monodietas también es un problema habitual a valorar.

Acción del colon y consecuencias

Con el fin de protegerse de la irritación tóxica crónica causada por la mala mezcla de los alimentos, el colon segrega grandes cantidades de mucosidad para envolver las partículas tóxicas antes de que dañen su sensible mucosa.

Cuando esto sucede en todas las comidas, todos los días, todas las semanas del año -como es lo habitual en nuestras dietas- el colon termina segregando un flujo constante de moco, que se acumula y se incrusta en sus pliegues. Esto produce una reducción de la luz del colon y una alteración en la permeabilidad de la membrana intestinal, con un constante filtrado de toxinas al torrente sanguíneo (G.Scola 1976, Seignalet 2005).

Cuando la incrustación de mucosidades tóxicas en el colon alcanza una presión crítica, produce una bolsa que se hincha como un globo hacia el exterior, provocando lo que se llama una diverticulosis (Bernard Jensen 2002).

Características y limitaciones de las enzimas

Las enzimas son catalizadores (sustancia capaz de acelerar (catalizador positivo) o retardar (catalizador negativo o inhibidor) una reacción química, permaneciendo éste mismo inalterado (no se consume durante la reacción). Son especificas, es decir solo actúan sobre un sustrato o sobre una categoría de sustratos con el mismo sitio de reconocimiento, es decir solo catalizan un tipo de reacción (como una llave que solo abre una cerradura).

La alimentación moderna es rica en macromoléculas, para las cuales las enzimas y mucinas no están aun adaptadas, por tanto no actúan sobre ellas (Seignalet 2005).

Las condiciones de acidez y/o alcalinidad del medio tienen una gran importancia para las enzimas. Una enzima puede actuar de forma inversa en un pH acido o en un pH alcalino (Kousmine 1996).

La reacción de Maillard

Con el calentamiento y la cocción transformamos a nuestro alimento en otro producto totalmente distinto (moléculas de Maillard) dependiendo de la temperatura a la que lo cocinamos y el medio en el que lo hacemos.

La reacción de Maillard (glucosilación no enzimática de proteínas) se trata de un conjunto complejo de reacciones químicas que se producen entre las proteínas y los azúcares reductores que se dan al calentar los alimentos o mezclas similares, como por ejemplo una pasta. Se trata básicamente de una especie de caramelización de los alimentos, es la misma reacción la que colorea de marrón la costra de la carne mientras se cocina al horno. Los productos mayoritarios de estas reacciones son moleculas cíclicas y policíclicas (alquitranes policíclicos), que aportan sabor y aroma a los alimentos, aunque también pueden ser cancerígenas.

Diferentes autores han puesto en evidencia que la cocción genera un gran número de moléculas complejas, que no existen en estado natural, cuyas propiedades y destinos son desconocidos. BURGER,1988: DANG, 1990, FRADIN 1991, SEIGNALET 1998). Han demostrado que algunas sustancias procedentes de la cocción son tóxicas o cancerígenas.

© Artículo elaborado por el Departamento Técnico de los Laboratorios Nutergia. Prohibida su reproducción.

La alimentación moderna es rica en macromoléculas, para las cuales las enzimas y mucinas no están aun adaptadas, por tanto no actúan sobre ellas (Seignalet 2005).

La reacción de Maillard (glucosilación no enzimática de proteínas) se trata de un conjunto complejo de reacciones químicas que se producen entre las proteínas y los azúcares reductores que se dan al calentar los alimentos o mezclas similares, como por ejemplo una pasta. Se trata básicamente de una especie de caramelización de los alimentos, es la misma reacción la que colorea de marrón la costra de la carne mientras se cocina al horno.

Los productos mayoritarios de estas reacciones son moleculas cíclicas y policíclicas (alquitranes policíclicos), que aportan sabor y aroma a los alimentos, aunque también pueden ser cancerígenas..

Pin It on Pinterest